La historia contemporánea de la producción de aceite de rosa y las industrias aliadas se puede rastrear a través de cuatro períodos, a partir de mediados del s.17. Cada uno de estos períodos tiene una longitud diferente y se caracteriza por un método específico de producción, según los avances tecnológicos que se dan y las herramientas de producción empleadas, y dada también la forma de la que se organiza la producción.

Período 1

El primer período parte desde el 1664, año en el que se empezó a producir aceite de rosas en el valle. Al principio, los equipos de destilación fueron importados de Persia y Túnez, siendo  probados y evaluados cuidadosamente. Hubo avances significativos en el alambique (un buque de cobre de 100 a 120cm en diámetro, que se utilizó para la destilación de las flores de rosa), que se desarrolló tanto en una unidad de destilación por separado, como como un equipo de destilación completa, llamada gyulpana o gyulapana (el lugar y el equipo utilizados para la destilación de flores de rosa, o lo que hoy se llama “destilería de rosas”). En el esfuerzo continuo para obtener agua de rosas de mayor calidad y contenido de alcohol, en el transcurso del tiempo se llegó a emplear la destilación doble y después, la destilación múltiple. Esta fue una innovación búlgara única en la tecnología, lo que la hizo esencialmente diferente de la original.

Analógicamente, la tecnología de destilación múltiple ha sido probada y adoptada en la producción de rakia (una especie de aguardiente búlgaro) y se utiliza en los pueblos al norte de la montaña Stara Planina, en las cercanías de las ciudades de Troyan, Sevlievo y Gabrovo. Como resultado, se obtuvo no solo el agua de rosas de mayor contenido de alcohol, sino que, lo que es más importante, se extrajo un nuevo producto, el aceite de rosas. Por su calidad superior el aceite de rosas búlgars pronto se hizo un nombre de referencia en las industrias relacionadas. La demanda de este aceite de una calidad insuperable no se ha desvanecido hasta hoy. Los productores búlgaros también se dieron cuenta de que manufacturaban un nuevo y valiosísimo producto, por lo que la industria de las rosas de Bulgaria se expandió hacía la producción de aceite de rosas, dejando atrás la producción de agua de rosas.

Las nuevas industrias de perfumería y cosmética de Europa Occidental y Central, que estaban floreciendo en aquel entonces, dieron la bienvenida a la extracción de aceite a través de la destilación de pétalos de rosas, una tecnología desconocida en el mundo hasta aquel entonces. Para satisfacer a los nuevos consumidores de aceite de rosa, los mercados fueron transferidos de Edirne y Constantinopla a Viena, Frankfurt y París. Para ello, se utilizaron la nueva carretera entre Sofia y Viena y el tráfico fluvial por el rio Danubio, al cual el comercio de las rosas dio un importante impulso, justo cuando se estaba iniciando. Estas dos formas de transporte posibilitaron el contacto entre los comerciantes de rosas y los consumidores europeos. Se exigía una segurísima transportación del valioso aceite de rosas, razón por la cual se inventó el concum, un recipiente especial de cobre y aluminio, cubierto de madera decorada. Los así llamados “muskali”, hechos de cobre o de cristal e insertados en cascaras de hierro o madera, se usaban para transportar cantidades más pequeñas de aceite.

El aceite de rosa de Bulgaria fue reconocido en el mercado mundial por su calidad superior y el cultivo y procesamiento de rosas se desarrolló como la primera industria búlgara. A finales del siglo 19 se exportaban más de 3.000 kg. de aceite de rosas al año.

Período 2

El segundo período comienza en 1902 con la puesta en operación de la primera fábrica a gran escala. La introducción del fuego directo fue el final de la época de producción artesanal.  El segundo período duró tan sólo 18 años, hasta el final de la Primera Guerra Mundial en 1918.

El nuevo método de extracción de aceite de rosa a gran escala era sustancialmente diferente del alambique tradicional por su capacidad, la estructura de la nevera y el uso de la calefacción por vapor, que provenía de una fuente independiente. En este período, tuvo lugar la construcción de varias destilerías de vapor grandes, así como un número de destilerías de fuego directo. En 1876 fue diseñada la primera  máquina de vapor de 2.000 litros que recibía energía directa a través de la quema de carbón y contaba con un refrigerador tubular vertical.

Mientras tanto, las exigencias de las industrias de perfumería y cosmética europeas eran cada vez más altas y, para satisfacerlas, los productores búlgaros tenían que hacer un continuo esfuerzo. Por ejemplo, los clientes deseaban comprar aceite de la misma consistencia y calidad cada año, por lo que los fabricantes tuvieron que segregar las zonas de recogida y abastecerles de la misma zona. Asimismo, llegaron a tener requerimientos más altos acerca del embalaje. Se inventaron etiquetas especiales y cierres de alta calidad para los “concumi”, mientras que ambos “concumi” y “muskali” se hacían de la mejor madera y se decoraban a mano de forma artística y exclusiva. Todo esto posicionó el aceite de rosa búlgara como un producto de más alto estándar en el mercado europeo.

Las nuevas relaciones establecidas entre los productores de rosas y los propietarios de las destilerías requerían de un nuevo enfoque, que hiciera posible la eficiente  gestión de la creciente industria. Estas cuestiones se discutieron en la Primera Conferencia sobre la Industria de las Rosas, que se celebró en Plovdiv en 1906. Fueron identificados los siguientes problemas, que tenían que resolverse en los próximos años: establecer un control gubernamental sobre la pureza del aceite y recaudar los fondos necesarios para satisfacer las necesidades de las cooperativas de reciente creación.

Perdíodo 3

El tercer período se prolongó hasta el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945. El comienzo del período se caracterizó por la veloz reducción de las plantaciones de rosas en condiciones de la posguerra. Más tarde, la superficie cultivada  se amplió de nuevo y en 1932 era de 6.837ha. En los años siguientes el Valle de las Rosas se utilizó con fines laicos, razón por la que, entre 1941 y 1944, el área de extracción se redujo drásticamente en 2.563ha.

En 1922 el Gobierno de Bulgaria por primera vez entró en escena mediante la adopción de un acto destinado a promover la industria de la rosa. Este acto se dirigía a promocionar el cultivo eficiente  y la expansión de las áreas de plantación, a garantizar y certificar la pureza del aceite, y a fomentar la formación de cooperativas. Como resultado, una serie de sociedades cooperativas se fundaron en los pueblos para procesar flores de  rosas en sus fincas  propias. En muchas de estas sociedades cooperativas se instalaron nuevos equipos, dando lugar en la aparición de nuevas destilerías. Hasta el año 1932 en el Valle de las rosas se formaron 40 cooperativas de destilerías con un total de 165 máquinas de vapor de capacidad de unos 330.000 litros, marcando un ritmo de crecimiento sin precedentes de la industria.

Fue en este tercer periodo cuando se dieron los primeros pasos de I+D en la producción de aceite de rosa. La pureza del aceite (en términos de calidad), así como el comercio de aceite esencial fueron puestos bajo control gubernamental. El gobierno se encargó de promover y supervisar la industria a través del Banco Agrícola de Bulgaria. Para apoyar la construcción de cooperativas de destilerías, el Banco Agrícola cedía préstamos de hasta un 75% de la inversión inicial. Los beneficios de las cooperativas estaban exentos a impuestos durante los primeros 5 años de su funcionamiento. La importación de equipos de destilación fue liberada de aranceles. Toda la producción nacional de aceite se centralizo y tuvo que ser almacenada primeramente en el depósito del Banco Agrícola para analizarla en el laboratorio del Instituto del banco.

Período 4

El cuarto período comenzó a finales de la Segunda Guerra Mundial y sigue hasta hoy. Durante y en los años después de la guerra, la producción de aceite de rosas descendió de forma dramática, hasta llegar a 272 kg. en el año 1947. Toda la industria de las rosas, desde su plantación hasta la producción de cosméticos, fue nacionalizada. Durante los años del comunismo, la industria creció a ritmo lento, en 1948 se creó la empresa estatal Bulgarska Rosa, que, durante la época comunista fue un monopolio natural. Las destilerías de tecnología obsoleta y de poca capacidad  fueron cerradas. Se introdujeron varias innovaciones en los equipos, como, por ejemplo, la máquina de vapor de 5.000 litros de capacidad, el sistema de destilación de Florentino etc. Con la llegada de la democracia, se privatizaron paulatinamente las fábricas y las destilerías, dando lugar a la industria de mercado más específica y exclusiva de la Republica de  Bulgaria.